fbpx

Nuestra Colección al Detalle: United States Holocaust Museum (II)

Nuestra Colección al Detalle

El Diablo está en los detalles

Por Judith Cohen, Comisario Jefe de Adquisiciones 
y Anne Marigza, Conservadora de Papel y Materiales de Encuadernación,
United States Holocaust Museum

El álbum Hoecker, que documenta la trayectoria de Karl Hoecker como ayudante del comandante de las SS Richard Baer, ​​el tercer y último oficial al mando del complejo de Auschwitz, es uno de los artefactos más extraños de nuestra colección. Aunque casi todas las fotos fueron tomadas durante los últimos seis meses antes de la evacuación de Auschwitz, nada ilustra la tortura, el hambre o el asesinato, y ninguno muestra a los prisioneros. Las fotos muestran la normalidad de la vida cotidiana de Hoecker y sus compañeros oficiales.

Una foto aparentemente inocua muestra a una alegre multitud de camaradas de las SS cantando juntos, acompañados por un acordeonista. Sin embargo, a medida que los historiadores que trabajan en el Museo Memorial del Holocausto de Estados Unidos en Alemania analizaron de cerca la foto, surgió su verdadero y retorcido contexto.

Tras un examen inicial de la fotografía, se hizo evidente que las personas estaban de pie de acuerdo con su rango; oficiales al frente y tropas de la SS detrás. En la primera fila se encontraban varios oficiales fácilmente reconocibles, incluido el fundador y primer comandante del campamento, el teniente coronel Rudolf Höß, el comandante del campo SS Coronel Josef Kramer, perverso doctor del campo Dr. Josef Mengele y el propio Hoecker.

A medida que nos familiarizamos con el álbum, aprendimos los nombres de otros oficiales de alto rango que también destacan al frente. Sin embargo, identificamos un hombre con uniforme de sargento también en la primera fila. ¿Quién era él y por qué merecía estar al frente con los oficiales en lugar de con sus compañeros sargentos? Descubrimos que no era otro que Otto Moll, el jefe de los crematorios y el protegido de Rudolf Höß. Los supervivientes identificaron a Moll como uno de los hombres SS más sádicos de Auschwitz.

Más adelante, el historiador alemán Dr. Stefan Hördler identificó a Anton Thumann, ex jefe del complejo de prisioneros en Majdanek, de pie junto a Mengele. Thumann solo pasó una semana en Auschwitz a fines de julio de 1944; la misma semana en que terminó la acción húngara, que resultó en el asesinato de unos 350,000 judíos húngaros en un periodo de tan solo dos meses. Con esta identificación final comprendimos el significado oculto y el horror de la foto.

No se trataba de un mero retrato de un momento de diversión, sino más bien la celebración de la culminación de los meses más mortales de la máquina de matar de Auschwitz. En el álbum Hoecker, el diablo está realmente en los detalles.

Un acordeonista toca una canción para oficiales de las SS en su retiro en Solahuette a las afueras de Auschwitz.

Desde una perspectiva material, el álbum Hoecker destaca por la precisión de su montaje. El tipo de páginas que venían con los álbumes comprados en las papelerías en ese momento, eran de un material corriente. El álbum que Hoecker eligió, sin embargo, era un producto de primera calidad, con páginas pesadas, gruesas y lisas de color blanco cremoso. Un poco más cara que otras opciones.

Es un contraste sorprendente, la imagen que Hoecker intenta presentar de sí mismo con su selección de fotografías, como un oficial apuesto, disfrutando de la práctica de tiro, su perro y compañía alegre, con la del hombre sentado en sus habitaciones con una regla y una olla de pegamento, colocando cuidadosamente fotografías halagadoras en las páginas de los álbumes y subtitulando minuciosamente con su mejor letra. Parece que estuviese grabando el mejor momento de su vida y quisiera recordarlo para siempre.

Cuando recibimos el álbum, llevaba décadas mal almacenado en un cobertizo. En caso de que el álbum hubiese sido ensamblado, faltaba la portada y probablemente las páginas no estaban en su orden original. El papel traslúcido de cada página del álbum había sido arrancado, dejando solo fragmentos. Las páginas del álbum estaban sucias y manchadas, deformadas por la humedad y cubiertas de excrementos de insectos.

El tratamiento de conservación de las páginas implicó la limpieza de las superficies de las páginas y las fotografías y recoger los restos bajo un microscopio. Aparte de la suciedad y las manchas, las páginas estaban sorprendentemente intactas. Todas las fotografías todavía estaban pegadas de forma segura, y no había espacios vacíos, lo que indica que no faltaban fotografías. Fue necesario volver a unir la esquina rota de una página, pero no había mayores desperfectos.

Tras el tratamiento de conservación, el museo pudo mostrar algunas de las páginas del álbum en la exposición Some Were Neighbours: Collaboration & Complicity in the Holocaust, y digitalizar imágenes de las páginas para el apartado web de colecciones del museo (Búsqueda de colecciones).

Hoecker quiso preservar los recuerdos de su servicio en la guerra, y tuvo éxito, pero no de la manera que pretendía. Eligió, quizás sin darse cuenta, materiales de alta calidad, adjuntó de forma segura sus fotografías y las subtituló meticulosamente, lo que mantuvo el álbum en gran parte intacto y capaz de proporcionar a los investigadores en la actualidad la visión de la vida en el campo para un oficial nazi. Hoecker se aferraba a lo más importante para él en su historia, pero hoy nos damos cuenta de que lo que eligió fue ignorar a su alrededor, y eso lo que lo incrimina.

El contenido del álbum, las fotografías y sus subtítulos nos muestran cómo quiere ser visto, pero paradójicamente, la realidad que omite refleja sus prioridades y su verdadera persona.