El Álbum Höcker y la vida de la SS en Auschwitz. Un mundo paralelo.

Quizás la mejor manera de vislumbrar la vida que llevaban la SS en Auschwitz es a partir de un álbum con 116 fotografías tomadas entre mayo y diciembre de 1944, que se cree que perteneció al Obersturmfuhrer Karl Höcker; el sonriente miembro de la Waffen-SS que aparece en muchas de estas imágenes en blanco y negro.

En estas instantáneas aparecen oficiales de alto rango junto a miembros de las Helferinnen de la SS (mujeres voluntarias que trabajaban en las oficinas administrativas de los campos de concentración, principalmente como operadoras de radio, teléfono y telégrafo), disfrutando de tiempo de ocio en Solahütte, un magnífico y exclusivo lugar de vacaciones a las orillas de un lago ubicado a tan solo unos 30 kilómetros del campo principal de Auschwitz.

Pero, ¿quiénes eran esas personas que llevaban a cabo un genocidio tan “a la ligera”? ¿Cómo era su vida antes de convertirse en mercenarios de la SS y causar, de manera colectiva e individual, un sufrimiento humano inimaginable?

Algunos de ellos eran militares de carrera, pero muchos otros tenían ocupaciones de lo más corrientes y mundana al igual que el propio Höcker, quien antes de la guerra se ganaba la vida como cajero (un trabajo al que terminaría volviendo, tras un breve período en prisión).

Del mismo modo, antes de ser condenado a la horca por sus crímenes de guerra el SS Franz Hössler trabajó en un almacén durante su juventud, y Richard Baer, comandante de Auschwitz entre mayo de 1944 y febrero de 1945, se había formado antes de la guerra como pastelero.

Eran, en resumen, personas. Y por eso lo más terrorífico, quizás, de este álbum es comprender que los perpetradores no eran seres venidos de otro planeta, sino humanos que se dejaron llevar o hicieron propia una ideología basada en el odio y el desprecio al prójimo.

Solahutte

Tal vez una de las fotografías más sorprendentes del conocido como Álbum Höcker sea esta que muestra a un acordeonista tocando música frente a unos 70 hombres de la SS que, salvo los ubicados en primera fila, cantan alegremente. Mientras cientos de miles de personas eran asesinadas en las cámaras de gas, la SS de Auschwitz disfrutaba de estos momentos de descanso y diversión. 

En esa primera fila silenciosa están Höcker, el SS-Hauptscharführer Otto Moll (el supervisor de las cámaras de gas), Höss, Baer, ​​Kramer, Franz Hössler (comandante de la prisión femenina de Birkenau) y el sádico doctor Mengele. Se trata de una de las pocas imágenes conocidas de algunos de estos hombres, incluido Mengele. 

Antes de su liberación, Höcker huyó de Auschwitz. Después de la guerra, trabajó durante años, sin ser reconocido, en un banco, hasta que en 1963 se vio obligado a responder ante la justicia por su papel en Auschwitz. Durante el juicio afirmó que “No tenía ninguna posibilidad de influir en los hechos y no quería que pasaran, ni participé en ellos. No hice daño a nadie y nadie murió en Auschwitz por mi culpa “. Höcker sería, sin embargo, condenado por los cargos de ayudar e instigar los asesinatos de 1.000 judíos y fue sentenciado a siete años de prisión. Fue liberado después de cumplir cinco años. En 2000, murió a la edad de 88 años.

Las fotos de este álbum fueron publicadas y pertenecen al Museo Nacional del Holocausto de los Estados Unidos en Washington, tras recibir su donación a través de un oficial de inteligencia retirado del ejército de EE. UU., que encontró el álbum en un apartamento en Frankfurt.