Nuevos objetos procedentes de la Casa de Ana Frank se incorporan a AUSCHWITZ Exhibition

La exposición Auschwitz, que tras su estreno en el Centro de Exposiciones de Arte Canal en Madrid en diciembre del pasado año ha recibido más de 475.000 visitas, encara sus últimos meses en el que es su único destino en España acogiendo tres nuevos objetos de carácter especial.
 
Como novedad, al conjunto de más de 600 piezas originales que pueden ser visitadas, se han incorporado tres nuevos procedentes de la Casa de Ana Frank en Ámsterdam: el tirador que accionaba la entrada al “anexo secreto” donde residían los Frank, un libro de botánica que constituyó el regalo del último cumpleaños de la autora del diario y una guía turística sobre Holanda, en español, que perteneció a Fritz Pfeffer, compañero de habitación de Ana Frank desde otoño de 1942.
 
Luis Ferreiro, director de la exposición, ha señalado: “cada objeto en la exposición tiene su propia voz histórica, su propio eco, que nos ayuda a conocer y comprender mejor este traumático pasado. Incorporar en Madrid, de manera excepcional, estos objetos de la Casa de Ana Frank supone todo un hito para la muestra. Es para nosotros un honor poder establecer esta colaboración y queremos agradecerles esta oportunidad única que nos han brindado.”

Respecto a la especial relevancia y simbolismo de estos objetos Teresien da Silva, jefa de colecciones de la Casa de Ana Frank, apuntó esta mañana, tras la colocación de los objetos: “Ana Frank y Auschwitz son los dos símbolos más conocidos del Holocausto. La historia de la vida y el diario de Ana Frank nos muestran a dónde puede conducir la discriminación y la exclusión. Al mismo tiempo, necesitamos conocimientos sobre Auschwitz para poner el diario de Ana Frank en perspectiva y entenderlo mejor. Después de todo, el diario termina donde comienza el desastre del campo. Por eso es importante que Ana Frank esté representada en esta exposición. Su diario y la historia del campo sirven como una ventana a la historia y como un espejo para la humanidad”.

Estos tres objetos procedentes de Ámsterdam se exhibirán junto al resto de piezas que componen la muestra y podrán ser visitados hasta el próximo 3 de febrero en el Centro de Exposiciones de Arte Canal, fecha del cierre definitivo de la exposición antes de continuar su itinerario, que la alejará de Europa durante los siguientes años.

Los objetos

El tirador de madera
La puerta del “anexo secreto” en el que residían los Frank estaba oculta por una estantería que, en agosto de 1942, construyó Johan Voskuijl. El tirador que ahora se puede visitar en la muestra en Madrid estaba situado en la parte posterior de dicha librería. Unido a un trozo de cuerda y sujeto por un gancho se utilizaba para abrir y bloquear la entrada al escondite. La librería original se puede visitar actualmente en la Casa de Ana Frank, mientras que el citado tirador de madera, por motivos de conservación, no se expone al gran público.
 
“Nuestro escondite solo ahora se ha convertido en un verdadero escondite.”, escribió Ana Frank el 21 de agosto de 1942. “Al señor Kugler le pareció que era mejor que delante de la puerta de acceso colocáramos una estantería, (porque se están registrando muchas casas en busca de bicicletas escondidas). Aunque, por supuesto, se trata de una estantería giratoria, que se abre como una puerta.”.
 
Beginselen der Plantkunde: el último regalo de Ana Frank
Un manual de principios de botánica fue el regalo que recibió Ana Frank por su decimoquinto y último cumpleaños. En él se puede leer la inscripción manuscrita “Ana Frank, 12 de junio de 1944, anexo”. Este libro, fue adquirido por la Casa de Ana Frank en 2012 y constituye también el último regalo que Otto y Edith Frank, sus padres, tuvieron la oportunidad de hacerle.
 
“Mi cumpleaños ha terminado otra vez, de modo que ahora tengo ya 15 años”, escribió un día después en su diario. “Me han regalado un montón de cosas: papá y mamá, los cinco tomos de la Historia del arte de Springer, un conjunto de ropa interior, dos cinturones, un pañuelo, dos yogures, un tarro de mermelada, dos pasteles de miel (de los pequeños) y un libro de botánica.”.
 
Guía turística, en español, sobre Holanda
Tras la persecución ejercida hacia la población judía a partir de noviembre de 1938, el dentista judío y alemán Fritz Pfeffer emigró a los Países Bajos, donde entabló amistad con las familias Frank y van Pels. En el otoño de 1942 se unió a ellos en el anexo secreto donde estos intentaban pasar desapercibidos. Allí, el dentista compartió habitación con Ana Frank, quien en su diario se referiría a él como Albert Dussel.
 
Durante su tiempo escondido, Fritz Pfeffer intentó aprender español por sí mismo, ya que esperaba iniciar una nueva vida en América del Sur una vez acabara la ocupación alemana. Uno de los libros que usó para tal fin fue esta guía turística en español de los Países Bajos. Ana Frank haría varias referencias a este poco fructífero proceso de aprendizaje en su diario.

Objetos de Ana Frank

Acerca de la Casa de Ana Frank (Ámsterdam – Países Bajos)

La Casa de Ana Frank es una organización independiente que gestiona el lugar donde Ana Frank se escondió durante la Segunda Guerra Mundial y donde escribió su diario. La organización divulga la historia de su vida en todo el mundo, con la intención de reflexionar sobre los peligros del antisemitismo, el racismo y la discriminación y la importancia de la libertad, la igualdad de derechos y la democracia